logo
Duis autem vel eum iriure dolor in hendrerit in vulputate velit esse molestie consequat, vel illum dolore eu feugiat.
Title image

Blog

Home / Marketing  / Como vender más desde tu Ecommerce con Growth Marketing?

Como suele suceder en el mundo del marketing digital, el concepto de growth hacking tuvo una aparición estelar hace un par de años y –aunque muchos siguen sin tener claro en qué consiste– se ha convertido en el reclamo de muchas agencias digitales y gurús del marketing online.

Pero, ¿por qué una empresa necesitaría estrategias de growth hacking Marketing? Te mostramos algunas técnicas de growth marketing que puedes aplicar de manera relativamente fácil en tu ecommerce con el fin de optimizar la experiencia de usuario y, en definitiva, aumentar su conversión.

  • Personalización
  • Retargeting
  • Test A/B
  • Social proof
  • FOMO

Qué es growth hacking o growth Marketing?

El growth hacking es un proceso mediante el cual un profesional busca maneras simples, eficientes y de bajo costo para que un negocio crezca, convierta o triunfe en sus objetivos.

Esta especialidad dentro del marketing digital requiere la participación y los conocimientos de diversas disciplinas con el fin de lograr un proceso de crecimiento, escalable, repetible y predecible para conseguir y fidelizar clientes.

Cómo crear estrategias de growth hacking?

Te sugerimos incorporar en tu estrategia los siguientes elementos:

  • Perfeccionamiento del producto o servicio. Antes de poner en marcha un plan de crecimiento para tu negocio es fundamental que optimices tu producto (o servicio). ¿Lo que ofreces a tus clientes se presenta de la mejor manera?, ¿tu producto ha encontrado su máximo potencial? Analiza las preferencias, intereses y necesidades de tu target.
  • Creación de métricas. Definir objetivos claros y realizables te permitirá enfocar tus esfuerzos en la creación y el perfeccionamiento de acciones concretas de crecimiento.
  • Priorización de canales. Deberás priorizar los canales donde implantarás tus estrategias de growth hacking: ¿optarás por la gamificación, UI/UX, redes sociales, SEM, SEO, email marketing…? Todo depende de la industria, la demografía de tus usuarios y la ubicación del negocio, entre muchos otros factores.
  • Experimentos A/B. Pero, ¿en qué basamos la creación de métricas y la priorización de canales? En la experimentación. En los tests A/B. En las pruebas de distintas acciones para saber si una estrategia funciona o no. ¿Cómo sabemos si funciona? Si logramos que nuestro negocio crezca de manera sostenible y constante.
  • Análisis de datos. No existe growth hacking si no eres capaz de analizar los resultados de tus acciones. Y para ello, necesitas hacer seguimiento de cada iniciativa llevada a cabo. Es la única manera de saber si tu trabajo vale la pena y/o si necesita mejoras.
  • Optimización de los procesos. Gracias a este análisis de datos previo tienes la posibilidad de optimizar tus procesos y acciones. El growth hacking tiene un componente importante de “aprender haciendo”. Este paso puede implicar el cambio de tus canales prioritarios, la implementación de nuevos tests A/B o generar cambios en la presentación de tus productos.
  • Escalabilidad y automatización. Una vez que has completado todos los pasos anteriores, llega la hora de hacer tus técnicas escalables y automatizables. Esto puede traducirse en una expansión del negocio, un cambio de mercado, en la incorporación de una nueva tecnología o en la centralización de tareas en una misma plataforma para ahorrar tiempo.

Te mostramos algunas  ideas que pueden hacer crecer  en tu negocio:

1: Personalizar la experiencia de compra

Personalizar los contenidos de tu ecommerce puede ser una excelente alternativa para hacer crecer tu conversión, especialmente cuando sabes qué hacen los usuarios en tu web. Un estudio realizado por Hubspot indica que los call-to-action personalizados convirtieron un 202% más que las versiones predeterminadas.

Ya sea a través de inteligencia artificial, cuentas personalizadas para cada usuario o sesiones específicas por IP, tu tienda de comercio electrónico puede ofrecer diversas formas de personalización para hacer más cercana la experiencia de compra de tus usuarios.

Te dejamos algunas ideas de personalización para tu ecommerce:

  • Homepage: muestra en tu página de inicio los productos que un usuario ha visto o que ha dejado en su carrito de compra, por ejemplo. También puedes mostrar productos similares o que pertenecen a la misma categoría que los visitados por el usuario. Contamos con una herramienta basada en los usuarios para que éstos tengan la posibilidad de “desactivar” (o dejar de ver)  productos en una tienda online.
  • Chats online: en tu web puedes incluir un chat automatizado y proactivo que envíe comentarios personalizados a los usuarios según sus comportamientos en el sitio.
  • Email marketing: puedes personalizar tus campañas de emailing por ubicación geográfica, sexo, edad y compras pasadas de los destinatarios.
  • Nota personalizada en la entrega: también puedes aprovechar el momento de la entrega del producto para añadir un mensaje, descuento o publicidad respecto a un producto similar o complementario al que recién ha sido entregado.

2: Utilizar el retargeting para fomentar nuevas compras

El retargeting puede convertirse en un asunto complicado, sobre todo para aquellos que no han encontrado el equilibrio entre insistir demasiado con tal de vender un producto y persuadir de manera sutil y útil.

Esto suele suceder porque a veces creemos que todo aquel que ha visitado nuestro ecommerce o ha dado “me gusta” a una de nuestras publicaciones de Instagram quiere comprar nuestros productos ahora mismo. Y no, ese no suele ser el caso.

Como la mayoría de los consumidores, las personas que navegan en nuestro sitio y en nuestras redes sociales están investigando, comparando y buscando argumentos sólidos para convencerse de que la opción A es mejor que la B o la C. Pero, ¿esto significa que debemos quedarnos de brazos cruzados mientras esto ocurre? Por supuesto que no.

Es justo ahí cuando el retargeting entra en juego: una cookie se instala en el navegador del potencial comprador retargueado, quien verá anuncios de tu producto cuando éste visite otros sitios. De esta manera, generas recordación de tu producto y de tu marca en el momento de la compra efectiva. Pero no te pases: la ventana de tiempo que se abre al generar un primer interés en un producto se suele cerrar a los 7-15 días. Como mucho, puedes extender tu retargeting durante un mes.

Compartimos un par de recomendaciones para optimizar tus estrategias de retargeting:

  • Crea una landing page exclusiva para dirigir allí tu tráfico de retargeting. Esos usuarios ya conocen tu producto; ahora toca enfocarse en las ventajas y beneficios.
  • Conjugar una campaña de Google Ads con una promoción vía email. En muchas industrias funciona como un modo efectivo de lograr awareness por dos vías paralelas.
  • Segmenta tu audiencia. No todos aquellos que han visitado tu web el último mes quieren el mismo producto o deben ser abordados con los mismos anuncios. Divide y conquistarás.

3: Hacer tests A/B de tus páginas de producto

Los tests A/B son uno de los recursos más utilizados por aquellos que trabajan en hacer crecer su negocio.

A través del método “prueba y error” se puede conseguir mucha información valiosa para, por ejemplo, optimizar las páginas de producto de tu ecommerce.

Te recomendamos probar pequeñas modificaciones en cuanto a diseño o a los colores y tamaños de los textos e imágenes utilizadas en una página de producto, con el fin de determinar si una opción u otra tiene mejores resultados en ventas.

También puedes cambiar el copy de tu CTA, incluir un sello de confianza online (si tu tienda lo tiene) o añadir un contador de las unidades disponibles (sobre todo si quedan pocas).

4: Enviar un detalle para compartir online

El social proof o prueba social puede ser una excelente manera de obtener contenido generado por tus propios clientes, dar un empujón a tu reputación online y hacer crecer las ventas o –al menos– el interés por tu negocio.

Una encuesta de Chatter Matters determinó que el 83% de los consumidores considera las recomendaciones (de amigos, familiares, conocidos…) para decidir si compra o no un producto o servicio.

Esta prueba social puede ser utilizada de diversas maneras en tu ecommerce:

  • Incluir un detalle físico junto al producto entregado. La idea es que dicho elemento (tarjeta impresa, juego, etc.) sea tan atractivo visualmente que incite a tus clientes a compartir una foto de él en redes sociales o en un apartado de tu web diseñado para ese fin.
  • Certificación o sello de garantía. Una manera de destacar tus productos o servicios por encima de los de la competencia es añadir certificaciones oficiales o sellos de garantía obtenidos dentro de tu industria o a nivel de ecommerce de tu país, como el sello Confianza Online Ecommerce Europe.

Si quieres asegurar el éxito de cualquiera de estas acciones, puedes ofrecer un descuento a los clientes que participen con feedback sobre tu marca o productos.

5: Mostrar descuentos en el proceso de check-out

FOMO o Fear Of Missing Out, lo que en español se traduce como el miedo a perderse algo. Nuestra recomendación es usar esta técnica en su justa medida, ya que puede generar una subida en las ventas, pero también convertirse en una molestia para los usuarios. Las pruebas serán la clave.

Ejemplo de FOMO: Esta sensación de urgencia es utilizada por grandes plataformas como Booking, Amazon: mientras el primer portal ejerce presión en los usuarios al indiciar cuántas habitaciones quedan disponibles en un hotel; Amazon suele lanzar ventas flash con descuentos inigualables.

Si necesitas saber más para tu estrategia de Growth Marketing  en Soulbranding estaremos encantados en poder ayudarte!